Placa poema Luis Sánchez García

Cultura instala una placa con el poema 'A El Cuervo'

Obra del poeta cuerveño Luis Sánchez García

La placa está instalada en la entrada de la Casa de Postas

Placa poema Luis Sánchez

El poema 'A El Cuervo' del poeta cuerveño Luis Sánchez García ya tiene su espacio en la Casa de Postas, edificio seña de identidad del Patrimonio y la Cultura de nuestro pueblo.
El Alcalde Francisco J. Martínez y la delegada de Cultura Carmen Mª Beato han presentado al poeta la placa instalada en reconocimiento a su labor literiara y, especialmente, su sensibilidad con El Cuervo.
Como bien señaló Luis Sánchez este poema tiene la misma edad que El Cuervo cuando alcanzó su Independencia y espera que dure al menos otros treinta años.
Por su parte el Alcalde ha valorado la impronta que la obra de Luis Sánchez tiene en nuestro municipio, su bagaje y legado literario como el único poeta cuerveño que, además, ha dedicado un poema a nuestro pueblo. Poema que forma parte de nuestra historia y que ahora ocupa un lugar destacado en el Centro Cultura Casa de Postas y que todos los cuerveños y cuerveñas pueden visitar y leer.

A El Cuervo
A lomos de un caballo de audacia,
entre campiñas y pocos llanos,
dos madres besan tus manos,
las que parieron tu gracia.

En busca del sustento,
pueblos desterrados,
acuden precipitados,
a forjar tu nacimiento.

Lo que nunca pensaste,
tras el éxodo y su andanza,
busco el hombre su bonanza,
y tú de sueños coronaste.

Naciste con el coraje,
de la espiga que perdura,
siendo hoy tu altura,
la que pide un nuevo traje.

Uno que sin ser prestado,
merezca tu lozanía,
para lucir con valentía,
el derecho que te has ganado.

Dehesa de plumaje escueto,
laguna tantas veces abatidas,
encerráis en vuestra herida,
el mayor de los secretos.

Teñida de blanco tu pureza,
un pájaro te vela en calma,
mientras te atraviesa el alma,
una serpiente de dos cabezas.

Abandonaste el silencio,
la apatía y la pubertad,
solo te hacía falta la razón,
para gritar fuerte tu libertad.

Como los campos llenos de rocío,
en la alegría de su labranza,
mantén por siempre la esperanza,
¡y vuela Cuervo mío!.
                        Luis Sánchez García